Suscríbete a este blog

miércoles, 18 de junio de 2014

Caprichos y accesorios





Alguien ha empezado a tirar del hilo, suave, pero firme. Ya no le quedan energías para contrarrestar aquella fuerza. Está agotado tras horas de suplicio y desea que todo acabe cuanto antes. Sus ojos vidriosos reflejan miles de condenados como él y se agita en un último espasmo. Unas cuantas sacudidas más, el desgarro de la carne, el cuchillo que le descabeza, descuartiza y le saca las tripas. Ya no es nada. Su cuerpo: manjar para los humanos y su concha de Carey un trofeo por el que merece la pena matar.

6 comentarios:

  1. Es bueno ponerse en la concha del otro.
    Saludos Mel.

    ResponderEliminar
  2. Suelo ser realmente bueno.
    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  3. o sea, que me lío solita. Vaya el poder que tiene una sola letra. Que digo que sí, que suele ser muy instructivo ponerse en la piel del otro.

    ResponderEliminar
  4. Por lo secundario nos matan y por lo importante matamos. Cruel vida esta.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
  5. Así es Juan Manuel. Gracias por la visita

    ResponderEliminar