Suscríbete a este blog

viernes, 30 de mayo de 2014

Pre-posición judicial


Defensor: ANTE la falta de pruebas CONTRA mi cliente, BAJO sospecha solo por ser un chiquillo, y SEGÚN la decisión de la parte contraria de no comparecer en esta vista, es menester que este caso sea SOBREseído.
Además, en opinión de la defensa, DESDE el día de la denuncia y HASTA la fecha, se ha producido un agravio HACIA su persona POR lo que CABE pedir el reembolso de la fianza depositada. PARA finalizar, indicar la disposición DE mi representado EN mejorar, SIN duda debe valorarse su actitud.
Juez: TRAS escuchar las alegaciones, se decide restituir al imputado su paga mensual, instándole eso sí, a reconciliarse CON su hermano y arreglarse ENTRE ellos. Se levanta la sesión.
Defensor: Gracias papá

La noche, la vieja y la campanada

31 diciembre, 18:00 La tía Josefina, y sus manías, pasan las fiestas con nosotros. “Sobrinos, venid a buscarme después de la merienda.”
19:00 Tiene achaques, se desorienta y acaba desvistiéndose en el balcón pensando que es el baño. “A ver si ponéis la calefacción, seréis tacaños…”
20:00 Chochea. Cuenta que se ha echado novio, no recuerda su nombre, pero dice que es pequeñito y muy fortachón. “No te rías sobrina, vamos en serio.”
21:00-23:00 Esa extraña capacidad de los mayores de comer “por si acaso”. Atracón, vómitos y dentadura postiza volando. “Sobrina ¿un caldito para asentar el estómago?”
23:00 Haciendo tiempo: “Tía noooo, son las piedritas del belén, no garrapiñadas.”
00:00 “No, son  los cuartos. Ahora. Sí, sin  pepitas. No tía, ya no dan el show de Rafaela Carrá…”
02:00 “Pero tía, ¿qué haces? que esta es mi cama, aquel es tu cuarto… el de la lucecita”
02:10 Ring Ring Ring. “¿Cómo se ha reseteado el router? Tía Josefina, aquella lucecita…”
04:20 Hija que vuelve del cotillón.  “Mamá, ¿Qué hace la dentadura dentro del frigo?”
06:15 Crash crash, catapun pun pun. “Tía por Dios, ¿Qué haces en la cocina con un cuchillo a estas horas?” “Ay sobri, tenía hambre y como sobró turrón, pero… alguien me ha robado la dentadura…”
08:30 ¿Por qué la gente mayor duerme tan poquito? “Sobrina, sí con dos cucharaditas de azúcar. Por cierto, ya me acuerdo del nombre de mi novio. Es Madelman”.

La fuente


Mamá dice que el agua es un tesoro. A mí me parece raro porque los camareros te dan un vaso si dices “por favor”, pero si mamá lo dice, será verdad. Yo, al cepillarme los dientes, cierro el grifo, porque si se acaba, las plantas y los animales se morirán. Las personas también. Por eso te escribo esta carta señor alcalde, porque de la estatua de Neptuno, sale agua todo el tiempo. Creo que hay un pinchazo al otro lado del mundo, en China, o por ahí, por favor ¿podéis arreglarlo?

viernes, 23 de mayo de 2014

Los sueños no siempre son gratis

Se encaramó a la nave espacial y sintió el nerviosismo habitual antes de cada misión. Comprobó los mandos, especialmente la ametralladora: tenía que matar a los alienígenas. Pulsó el botón rojo, pero el motor no respondió, pisó más fuerte los pedales, incluso sacudió su cuerpo hacia adelante para ayudar a la máquina, pero no consiguió avanzar ni un centímetro. Por fin se convenció de que no funcionaba y gritó con impotencia: “mamá, ¿tienes un euro?”

jueves, 22 de mayo de 2014

Esqueje




Solo ceniza” repetía la yaya una y otra vez, como en una letanía. Pensé que la muerte del abuelo había acabado por trastornarla y mira, si cuidar sus flores le daba algo de paz, bienvenido fuese, aunque se emperrase en abonarlas con los restos del difunto. Al fin y al cabo el jardín que había compartido sería una buena tumba para él. Por fin, unas semanas después, entró en razón y me pidió que la acompañase con un jarro de agua. La tierra absorbió el líquido, y de entre las petunias, surgió mi abuelo, un poco más verde que antaño.

domingo, 18 de mayo de 2014

Cuatro velas

Han pasado 4 velas que se han consumido rápidamente, pero aún veo tu luz cuando me quedo a oscuras. Gracias ama.





martes, 13 de mayo de 2014

¿Qué más?


Estaba tomándome un café y pensando a donde llevar la frase de esta semana del Rec, y no se me ocurría nada decente, y pensé : bueno solo tengo esta frase y el café ¿podré unirlas de alguna manera? y surgió este micro gamberrete, que por supuesto no ha captado la atención de la escuela de escritores pero me ha puesto una sonrisa y buen sabor de boca.



La lluvia de fuego que lentamente devoraba la ciudad les recordó quien fui una vez. A la semana se manifestaban por las calles pidiendo más pruebas de mi existencia. Entonces derretí los hielos e inundé las tierras, y lo calificaron como una de mis antiguas excentricidades con la naturaleza, que “debía renovarme” dijeron. Abrí la tierra e hice salir a los muertos, aquello les entusiasmó y grabaron un video clip con una estrella del Pop. Fue todo un éxito y ahora creen en mi, hasta  me han propuesto rodar un anuncio de café… 




domingo, 4 de mayo de 2014

Es un plus!!!

Bueno como la entrada anterior es un poco triste, y hoy es un día de celebraciones (aunque todo día es estupendo para agradecer a nuestras madres todo lo que han hecho, y también para que nuestros hijos nos abracen claro!!) os dejo aquí un video que me pasan de Hirukide (asociación de familias numerosas de Euskadi). Homenaje a todas las amatxus, mamás, mamis lo digamos en el idioma que lo digamos : las mejores!!



Sembrad y recogeréis

Es curioso como a veces unas pocas palabras pueden resumir una vida, y esta archiconocida frase bíblica me viene muy bien para referirme a una historia, triste y real, que hoy día de la madre me viene a la cabeza.
No conozco personalmente a JG, “Jotagé”, pero me sé su vida y miserias y supongo que es probable que él también sepa de la mía, así es la vida de extraña, que no conocemos al compañero de la oficina pese a llevar veinte años trabajando en el mismo sitio, y sin embargo sabes detalles íntimos de un tipo que vive a miles de kilómetros y al que nunca has visto. Siglo XXI me temo.

Jotagé, está casado con Emma, que es muy amiga de una amiga mía. A mi amiga le preocupa esta relación y de ahí que me conozca sus vidas. Jotagé fue hijo de millonario que nunca le prestó atención, bastante tenía el hombre en casarse y divorciarse, y de madre siempre ausente, volcada en su carrera de artista. Pasó la infancia entre nannys y el caserón de su abuela, señora anclada en el siglo XIX que acostumbraba a castigar al pequeño Jotagé en el sótano cada vez que hacía alguna trastada. A los dieciocho reclamó su herencia y la dilapidó viajando por el planeta y en todo capricho que se le antojó. Para los veinte pico estaba arruinado, sin ningún oficio ni estudios. Su padre fallecía por aquellas fechas y la madre, ya consagrada en los teatros de media Europa, se negó a dar dinero a un despilfarrador por muy hijo suyo que fuese. La relación, ya de por sí esporádica entre madre e hijo, se redujo a un par de visitas al año y celebraciones como la boda de Jotagé y Emma y el nacimiento de sus hijos.

Los años han hecho de la artista una septuagenaria estrella en el olvido, de Jotagé un cuarentón gris, que trabaja de lo que puede y cuando puede, de Emma una trabajadora infatigable para sacar a la familia a flote, y de mi amiga su paño de lágrimas.

Hace no mucho, la madre les ha indicado su deseo de mudarse a su ciudad y así, ahora que por fin tiene tiempo libre, disfrutar de la familia. Quizás sonará cruel, pero Jotagé ha sido inflexible, ella solo quiere que alguien la cuide ahora que ya se hace mayor, ella sigue siendo egoísta dice, ella que no le cuidó jamás de niño. Ella no fue madre, y por tanto él no es hijo.

Aquí, al invertir los papeles, la parábola del hijo pródigo no se cumple, y queda claro que si no siembras, no recoges.

Lo peor de todo, como siempre, es que la historia tiende a repetirse y Jotagé por desgracia tampoco siente excesivo afecto por sus niños, quizá es que la paternidad es mucho más que pura biología, y tenga como ya he dicho, bastante de botánica.


Cuidad los brotes, regarlos, que florecerán y darán frutos.