Suscríbete a este blog

miércoles, 30 de abril de 2014

Panem et circenses

¿Quién dice que los abogados no tenemos sentido del humor? En la gran carpa de la abogacía muchos colegas hacen malabares con la ley mientras caminan por la cuerda floja. Otros se especializan en domar, ya sean pulgas de letra pequeña, o enormes bestias. Yo mismo he sido muchas veces hombre-bala lanzado contra un muro de ladrillos burocráticos. Si hacemos inventario encontraremos también faquires apaga-fuegos, magos de las palabras que consiguen amigar a todas las partes e incluso trapecistas que por sus clientes dan el triple salto mortal. Pero no se confunda, nuestra pasión es sincera y no hay cédulas en blanco, entre nosotros poco payaso encontrara.

martes, 29 de abril de 2014

Perenne

Esta es mi participación mensual en ENTC bajo el lema "entre páginas",


me ha salido un relato tierno, será cosa de las vacaciones. Aquí el enlace a la publicación original

PERENNE
La brisa del atardecer mece mis exiguas hojas  despertando olores olvidados. El de la tierra mojada que acogió mi primer brote. El perfume de la amiga hierba pugnando por alcanzarme. Recuerdos perdidos, como el cosquilleo de las primeras yemas naciendo al cálido sol de la mañana. Un nuevo soplo, más frío, me recuerda el dolor lacerante al grabar un corazón en la joven corteza antes de tornarse  leñosa. Aún recuerdo cuando la resina era espesa y borboteaba en mi interior y yo crecía orgulloso hacia las nubes, cobijando en mis ramas a polluelos cantarines. He sido padre de tantos alimentándolos con mis frutos y protegiéndolos las tardes de aguaceros.

Ahora partido por el rayo y carcomido por la vida me aferro a mis raíces. Tengo miedo del hacha que ha de derribarme. He sobrevivido a incendios y no quiero ser leña. He columpiado niños y no quiero ser mueble. Deseo ser oruga y renacer en libros con nuevas hojas, que como las mías, ya amarillentas, cuenten historias con corazón de papel y sangre-savia. 

martes, 15 de abril de 2014

Vacaciones





Y regresé al cielo tras limarme los cuernos y amputarme el rabo, y aunque iba vestido de monja, una vez más el portero viejales me descubrió. Creo que fue por lo sonrosado de mis mejillas. Total, que me echó a patadas diciendo que si se me acumula el trabajo que me lo hubiese pensado hace siglos. ¡Qué carácter tiene! Para que luego hablen de misericordia. La próxima vez usare polvos talco, debo cuidar los pequeños detalles.

jueves, 10 de abril de 2014

Cómplices

Se escucha el estruendo entremezclado con gritos infantiles. Mamá sale corriendo al salón donde sus dos niños se abrazan encaramados al sofá. La tele por los suelos y la ventana rota. Ante la pregunta de qué ha pasado aquí, el mayor balbucea que han luchado y ganado al duende verde que venía a matarles. Mamá insiste, o dicen quien ha sido o están los dos castigados. “El duende” aseguran con caras de angelitos. Y el peque la besa y añade: “tenías razón mamá, tanta tele es malo”.

martes, 1 de abril de 2014

¿Amor u odio?





Luego cruzó el pasillo, bajó al sótano y mató al prisionero de un tiro en la cabeza. Observó el charco que se empezaba a formar. Regresó despacio a su sillón y tachó la primera horizontal “color de la sangre” escribiendo en las casillas la palabra “rojo”. ¿O sería roja? Leyó la cuarta vertical. Torció el gesto, tendría que volver a salir, con la lluvia y su reuma, pero le disgustaba aún más no completar el pasatiempo. Recargo la pistola y esperó hasta la hora en que acabasen los colegios. Cuatro letras. Sentimiento profundo al ver morir a un ser querido.