Suscríbete a este blog

lunes, 29 de julio de 2013

Su majestad

Participación en LIBRAMETVM editorial Defoto - 7 pecados capitales.
SOBERBIA

Su Majestad

El armiño se acicalaba al amor del dulce sol. Los zorritos de la madriguera contigua se asomaron y saludaron a su blanco vecino, pero este, altivo, se giró dándoles el lomo. Era un hiriente bochorno que bichos de semejante pelaje viviesen tan cerca de él.
Mamá zorra se acercó a su majestad, como despectivamente le llamaban. Esa noche celebrarían la fiesta de la primavera en la madriguera de la señora osa. El armiño mostró sus dientes de un nacarado intenso y con un mohín rechazó tan vulgar invitación. No se rebajaría a mezclarse con la chusma.
En mitad de la noche unos golpes lo despertaron. Mamá zorra pedía refugio, una tormenta había anegado su hogar. Los cachorrillos, ateridos, temblaban con la piel empapada. Pero el armiño les cerró la puerta en los hocicos. No dejaría que se le acercaran y contagiasen vaya usted a saber que parásitos.
A la mañana siguiente, ensimismado como estaba lustrando su piel, unos soldados lo atraparon. Lo metieron en una jaula. Vio a mamá zorra y le gritó:
-¡Adiós, me voy del bosque!…
-Alegraos majestad, seguramente vuestra piel adornará la capa del rey.

-¿Qué decís?, esta piel solo es digna del Papa…

sábado, 27 de julio de 2013

Parada en boxes

Participación en Ruta6 patrocinado por Blanca Castañeda


Ganó Juan Antonio Morán, Jams, con este magnífico relato.Enhorabuena!!!!


Ahí va mi aportación.

PARADA EN BOXES

Ahora que me estreno en la ruta 6 –sí, he eliminado el cero, una es coqueta en todas las rutas de su vida, y las buenas costumbres hay que mantenerlas-. Digo que en esta nueva vía hay que ir más despacio y, aunque todavía me siento con muchos kilómetros por delante, voy a hacer un stop en mi vida, dedicarme un tiempo. Sé que los jóvenes vienen pisando fuerte el acelerador y que ya hay bastante atasco en las autopistas, así que he decidido cederles el paso y apuntarme a la prejubilación. No tengo problemas de gasolina entonces ¿para qué seguir?, mi carrera ya la gané hace tiempo. Por eso aparco el coche de trabajo y retomo mi utilitario de siempre.
Por desgracia -es ley de vida- la carrocería se empieza a estropear y nunca está de más pasarse por el taller. Quiero cuidar esas pequeñas erosiones del viento en tantas idas y venidas diarias, las pequeñas abolladuras de aparcar continuamente en la calle, en fin, una puesta a punto. Te preguntarás que qué ha cambiado; ya sabes que siempre he sido de mirar hacia adelante, pero si me fijo en el retrovisor veo tantas cosas que se me han ido quedando en el arcén…
Por todo ello, he pensado que esta ruta 6 la voy a disfrutar. Aminoro el ritmo y emprendo un viaje para disfrutar de cada curva del camino, de cada pueblo por el que pase y en el que me pare a repostar. Me vendría bien un copiloto al que le guste rodar sin gps y viajar sin horarios. ¿Te apuntas?


Origen

A las doce en punto, acudieron todos a la cita clandestina. Querían escuchar a su líder. Les daba esperanzas de que un día, no muy lejano, volvería el poder para el pueblo, el día de la liberación. Cuando su nuevo ídolo subió al estrado improvisado en una carreta, se hizo el silencio.
-Amigos, dejad atrás tantas humillaciones. Esta semana nos han azotado, degollado, pero ¡nunca más! ¡Acabemos con el patrón!
Los rebuznos, mugidos y ladridos se elevaron en la granja hasta ser un único grito atronador.

En ese momento George, despertó sobresaltado. Por fin le visitaban las musas.

miércoles, 17 de julio de 2013

Coartada

Ya tenía el guión. Había quedado redondo. Otra vez de suspense, sí, ¡qué se le va a hacer!, me va el tema. Pero había dado un paso más. ¡Ya está bien de ladrones!... ahora tocaba de asesino en serie. Lo había bordado... el psicópata elegía a sus víctimas al azar, y a todos los asaltaba y acuchillaba a la salida del cine. Además ya tenía productora,  y estaban emocionados, decían que iban a llenar las salas, que a la gente le va el morbo... y que en el estreno, contratarían a un grupo de teatro que hiciese de “asesinos” a la salida.
Mi “obra” se iba a ver en la gran pantalla... y además, ¡pero qué genio que soy! Mi pequeña debilidad tenía una coartada perfecta. Todos lo achacarían a un loco imitador...

Si todo iba bien, el próximo guión sería "terrorista suicida", inmolándose en plena ceremonia de los Oscar. Eso sería la bomba.

lunes, 15 de julio de 2013

Plegaria

Oía latir mi corazón, los corazones de todos. En algún momento pensé que se aunaban como en una plegaria, era hermoso… hasta que oí sollozos infantiles y susurros de consuelo.
Entonces abrí los ojos, y la blanca desnudez de los cuerpos que temblaban, hacía danzar los números de tinta tatuados en los antebrazos. Miré a los rociadores del techo y deseé que Dios nos sacase del infierno permitiéndonos por fin morir.
 
 
 

 

Caducidad

Relato seleccionado en "porciones del alma" de Diversidad Literaria.

Caducidad
En la lotería del amor fui afortunada cuando al rascar mi boleto apareció tu nombre. Lo guardé en el cofre de mis tesoros para usarlo en el mejor momento de mi vida. Cuando llegó y fui a reclamar mi premio, me dijiste que ya había caducado.

-Es que hay cosas que se gastan de no usarlas-

Super heroes


Somos dos tíos fuertes, ¿a que sí? , incluso tú vuelas de verdad, y yo con mi batmovil impongo… entonces ¿por qué nos dibujan así de ridículos, con los calzoncillos por encima del traje?




Envidia

La sirena cautiva vomita pulpos de siete patas en la taza del váter, signo inequívoco de que en nueve mareas eclosionarán los alevines.  Los pescadores discuten entre sí. Los más experimentados suplican arrojarla por la borda y así evitar la ira del rey del mar. Los jóvenes prefieren vender la exclusiva y cuelgan una foto en facebook. Las walkirias, celosas, descienden en picado para hacer honor a su nombre.

Ojos que no ven…

Ordenaron colocarle una venda en los ojos y atarle a la camilla por muñecas y tobillos.  En épocas de crisis se imponen los métodos expeditivos.
–Enfermera, el bisturí por favor.


Marketing


El Tribunal apreció cierta rigidez en su mirada,  una arruga en su frente y unas canas nacientes. Los tres jueces se miraron entre ellos y estuvieron de acuerdo: no daba la talla. De poco sirvieron sus estudios y experiencia, con esa pinta pocos discos iba a vender.
Finalmente eligieron al guaperas, ¿la voz? Ya se apañarían los técnicos de sonido.

Pura necesidad

Siempre vienen en esta época veraniega. Antes llegaban en grandes bandadas pero ahora cada vez son menos y muy esquivos. Es muy difícil atrapar uno, se quedan ahí, revoloteando… pero mi familia tiene que comer. De verdad que necesito un contrato, aunque sea temporal…