Suscríbete a este blog

lunes, 15 de julio de 2013

Plegaria

Oía latir mi corazón, los corazones de todos. En algún momento pensé que se aunaban como en una plegaria, era hermoso… hasta que oí sollozos infantiles y susurros de consuelo.
Entonces abrí los ojos, y la blanca desnudez de los cuerpos que temblaban, hacía danzar los números de tinta tatuados en los antebrazos. Miré a los rociadores del techo y deseé que Dios nos sacase del infierno permitiéndonos por fin morir.
 
 
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario