Suscríbete a este blog

martes, 1 de abril de 2014

¿Amor u odio?





Luego cruzó el pasillo, bajó al sótano y mató al prisionero de un tiro en la cabeza. Observó el charco que se empezaba a formar. Regresó despacio a su sillón y tachó la primera horizontal “color de la sangre” escribiendo en las casillas la palabra “rojo”. ¿O sería roja? Leyó la cuarta vertical. Torció el gesto, tendría que volver a salir, con la lluvia y su reuma, pero le disgustaba aún más no completar el pasatiempo. Recargo la pistola y esperó hasta la hora en que acabasen los colegios. Cuatro letras. Sentimiento profundo al ver morir a un ser querido.


4 comentarios:

  1. Hola Mel, me ha gustado tu idea original de enlazar la historia con un crucigrama.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Lorenzo, ya ves, los asesinos también tienen pasatiempos.

    ResponderEliminar
  3. Palabra de diez letras que se le dice a Mel cuando escribe así de bien: reverencia.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
  4. Jope, vaya piropazo Juan Manuel, 7 letras desde lo más profundo GRACIAS

    ResponderEliminar