Suscríbete a este blog

martes, 15 de abril de 2014

Vacaciones





Y regresé al cielo tras limarme los cuernos y amputarme el rabo, y aunque iba vestido de monja, una vez más el portero viejales me descubrió. Creo que fue por lo sonrosado de mis mejillas. Total, que me echó a patadas diciendo que si se me acumula el trabajo que me lo hubiese pensado hace siglos. ¡Qué carácter tiene! Para que luego hablen de misericordia. La próxima vez usare polvos talco, debo cuidar los pequeños detalles.

8 comentarios:

  1. Jaja otra de San pedro y el demonio, no? Los polvos talco sirven para todo hasta para disimular el rojizo tonor color fuego. Si es que claro en esta época los infiernos se llenan de corruptos, ladrones, políticos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mira es un tema este de San Pedro en modo portero "aquí no entra ni Dios", que da mucho de sí, reminiscencias del cole de las monjas, ja ja ja, Gracias por pasarte. siempre tan atento.

      Eliminar
  2. Ja ja, esas ofertas de todo incluido que nunca incluyen, je je. Ánimo chaval, a la próxima seguro que lo consigues.

    Muy divertido Mel, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenooo si el demonio entra, los demás con alfombra roja,
      muchas gracias, siempre es importante reirse.

      Eliminar
  3. Olvidaste aclarar la voz con yemas de huevo como el lobo de los 7 cabritillos. Es muy bueno, Mel. Me gustan los infiernos. Me quedo por estos lares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate, me has leído el pensamiento, sí, tiene un aire a los 7 cabritillos, pero con aliento fétido, je je, a mi también me gusta mezclar el humor con los diablillos, je je.

      Eliminar
  4. Y eso que dicen que el diablo está en los detalles. Muy divertido.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
  5. Este pobre estaba realmente necesitado de vacaciones, como todos vamos... Saludos Juan Manuel

    ResponderEliminar