Suscríbete a este blog

jueves, 22 de mayo de 2014

Esqueje




Solo ceniza” repetía la yaya una y otra vez, como en una letanía. Pensé que la muerte del abuelo había acabado por trastornarla y mira, si cuidar sus flores le daba algo de paz, bienvenido fuese, aunque se emperrase en abonarlas con los restos del difunto. Al fin y al cabo el jardín que había compartido sería una buena tumba para él. Por fin, unas semanas después, entró en razón y me pidió que la acompañase con un jarro de agua. La tierra absorbió el líquido, y de entre las petunias, surgió mi abuelo, un poco más verde que antaño.

4 comentarios:

  1. Este ha estado cerca de la final seguro, con reminiscencias al piano que brotó del huerto.

    ResponderEliminar
  2. bueno con reminiscencias a mi abuelita finalista que cuidaba al huerto sí, estoy por hacer una serie de cuentos sobre la abuelita y su afición a las plantas, je je.

    ResponderEliminar
  3. REC al ataque, surrealista, imaginaria, y tropical con tantas posibilidades de ver plantas creciendo. Eso sí que es una primavera verde.
    abrazos

    ResponderEliminar
  4. Es todo un nuevo renacer, como las plantas oiga.
    Gracias por pasarte Manuel

    ResponderEliminar