Suscríbete a este blog

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Verdad de la abuela


En cuanto colgó el teléfono se puso a dar saltos de alegría, a abrazarnos e incluso habló de descorchar una botella de champán. Todos aplaudimos y lloramos como bebés. Mi yerno opinaba que gracias su empecinamiento en que estudiase; mi hija, que su niño vale mucho y por fin se habían dado cuenta; pero solo yo sabía la verdad: todo gracias a mis rezos a San Judas Tadeo. Mi nieto ya tiene un contrato indefinido, ahora me concentraré en pedir la paz mundial. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario