Suscríbete a este blog

martes, 25 de febrero de 2014

y todo por una rubia







Mi último caso me trajo de cabeza. Mi cliente, Doña Minuta, interponía demanda de divorcio contra su esposo, Don Talón. Al parecer, él no cumplía con sus obligaciones conyugales (había sospechas de alguna infidelidad con una tal señorita Visa). No llegamos a ningún acuerdo y tuvieron que licitar las pocas pertenencias comunes. Ganamos el caso. Eso sí, cuando quise cobrar, ella envió un cheque sin fondo, y él prometió pagarme con algo valioso y de mucha antigüedad, y me envió una peseta.

1 comentario:

  1. Ja,ja, ja, muy ingenioso y la vez gracioso micro. En unos días colgaré las gloriosas reecarnaciones de santo varón Sotirios y mi personaje da un cheque sin fondos ,por eso, este micro me da mucha gracia.Un fuerte abrazo a mi queridísima amiga, Sotirios.

    ResponderEliminar