Suscríbete a este blog

miércoles, 5 de febrero de 2014

Compra venta


El reloj marcaba las doce en punto cuando entré en la iglesia. Extraño lugar para citarme. Le vi acercarse.
-Tengo algo que le interesa –susurró- y me mostró la mercancía.
Palidecí. De todos los tratos que había hecho con él, este sin duda sería el más importante.
-¿Qué vale?-pregunté, aunque ya sabía la respuesta.

Salí a la calle y me alejé rápidamente de allí. Oí los disparos a lo lejos, amortiguados por las doce campanadas, y la voz que retumbaba en mi cabeza “tu alma”.

2 comentarios:

  1. Vas a todo trapo en Radio Castellón, a ver el viernes.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
  2. Tanto como a todo trapo... pero sí, me gusta esto de colocar una frasecita obligatoriamente, gimnasia mental.
    Saludos

    ResponderEliminar