Suscríbete a este blog

domingo, 1 de diciembre de 2013

La señora


Mari, la señora de la limpieza, odiaba su trabajo. Limpiar inodoros cagurreteados no le gusta a nadie, claro, pero eso no era lo peor. En los lavabos apenas se consumía papel higiénico, ni jabón de manos ni nada. Le bastaron unos días para descubrir que la verdadera mierda estaba en los despachos de aquel bufete de abogados. En los sobres arrugados, hechos pelotitas, de las papeleras que limpiaba cada anochecer. Horas antes habrían ocultado cientos de billetes. Decidió sacar tajada ella también, por sus hijos. Se presentó una mañana ante el jefe de personal, sacó de su bolso un sobre con 600 euros –casi todos sus ahorros- y mintió al decir que lo había encontrado caído tras un mueble. El responsable palideció. Ella dejó claro que era una señora, no una ladrona y que sabía ganarse el sueldo. En un minuto consiguió doblar su salario y otro sobre con la misma cantidad, “los buenos trabajadores siempre tienen recompensa”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario