Suscríbete a este blog

lunes, 23 de diciembre de 2013

Restauración

Este relato, aunque fuera de concurso ya que soy jurado este mes, está publicado originalmente en Esta Noche te Cuento, en diciembre 2013 bajo el lema de "apareció por Navidad".
Link al concurso:


Esta vez he practicado la historia secreta y el diálogo corrido (cuasi monólogo) y he creado una historia abierta,a  completar por el lector, la clave está en el título.

Oh sí, le recuerdo. En esta foto está más joven y aseado pero es él. ¿Cómo se llamaba?... ¡Charlie!  Sí, eso. No, no, estuvo solo unos días, luego se fue sin despedirse, es lo normal ¿sabe? Esta gente… Verá, el padre Carmelo, que es un santo, por Navidad  siempre acoge a un pobre, un  vagabundo. Le da cama, comida y le aloja en la casa cural. A cambio solo pide que limpien el altar de los Ángeles, ellos también se merecen un regalo en estas fechas. Durante el año se acumula polvo y los angelotes se vuelven grises. Dirá usted que me hago mayor, pero yo hasta diría que empeoran, se les ve... demacrados, escúalidos. Todos los años lo mismo sí, yo llevo aquí en la parroquia… veinte años. Es ya una tradición. Vienen familias necesitadas de los pueblos de alrededor, pero Don Carmelo les remite a servicios sociales. Insiste en que sea un joven de estos solitarios… sí, joven, hay que estar ágil para subir al  retablo ¿sabe? No sé cómo, llámelo milagro, espíritu navideño… en fin, caridad por caridad, siempre hacen un buen trabajo. Fíjese señor inspector, vea que regordetes y sonrosados están los angelitos. 

4 comentarios:

  1. Un buen relato truculento, vaya con don Carmelo!
    Menos mal que no participas este mes, podrías llevarte premio otra vez, jajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No mis angelitos no participan bastante tienen con estas fiestas, ja ja ja.Besos

      Eliminar
  2. Un nuevo género: navidades negras y escalofriantes jaja. Muy bueno , Mel , ¡menuda imaginación!. Me han venido a la cabeza esas ermitas con ex votos de brazos y piernas colgantes aighhh Abrazos navideños de los buenos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que las Navidades blancas ya están muy vistas, había que darle la vuelta a la tortilla. La iglesia y sus reliquias si que son truculentas sí. Abrazos de los buenos Paz.

      Eliminar