Suscríbete a este blog

miércoles, 18 de febrero de 2015

Trabajar en el infierno



Aquí están, como cada atardecer, al otro lado de la valla. La misma retahíla de siempre. Que así no se hace un buen fuego, que les dé la vuelta ya, que soy un chapuzas. Por fin llega el capataz y pide calma, que soy el becario y es mi primera quema de almas.

Me miran con desprecio. El de la dentadura postiza la hace rechinar, otro me escupe azufre, y al final se van moviendo el rabo y contando batallitas de los siglos pasados, muchísimo más demoniacos.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario