Suscríbete a este blog

sábado, 7 de septiembre de 2013

Mañana.

Soy un agente especial. No es que sea mi trabajo, es lo que soy. Entrenado para obedecer,  máquina perfecta de precisión con licencia para matar. Nunca cuestiono nada, callo y obedezco. A cambio, me pagan extraordinariamente bien. Ese soy yo. Hasta hoy.
Se está acabando este día, y acabo de hacer una estupidez, una maravillosa tontería, algo que siempre quise hacer y nunca me atreví. He buscado en la web a Sara. Fue mi amor de juventud, mi único amor, nunca amé a ninguna otra. Me ha sido fácil encontrarla, escribirle un email me ha costado más. Simplemente le decía que siempre la amé, que nunca se lo dije y toda mi vida me he arrepentido. He sido realmente afortunado, porque ella me ha contestado a los minutos. Le alegraba saber de mí, me agradecía mi sinceridad y me confesaba que ella también siempre me amó. ¡Hoy es el día más feliz de mi vida! Se despedía diciendo que estaba a punto de coger un avión transoceánico, y que contactaría a su llegada. –Mañana- escribía -mañana retomaremos nuestras vidas, mañana...
Hoy, en el bunker de seguridad en los sótanos de la O.N.U estaban convocados los doce principales líderes políticos. No es algo inusual, estoy acostumbrado a reuniones secretas. Pero esta reunión... desde la mañana he notado que era distinta.
Debo explicar que todo comenzó hace un par de semanas. Fue cuando detecté un temblor especial en la voz de mi jefe, el hombre por quien daría mi vida sin pestañear si hiciese falta, el presidente de los Estados Unidos. Le conozco bien, llevo tres años a su servicio, desde que salió elegido. Sabía que algo grave y extraordinario debía ocurrir, pero no podía imaginarme la magnitud de la catástrofe.
Esta mañana nos han reunido a los agentes de protección personal y nos han informado de que la seguridad es máxima: DEFCON2. DEFCON2...  sólo una vez en toda la historia se ha producido semejante situación. Me temía una guerra nuclear o algo similar, pero cuando he sabido que también estaban convocados los máximos líderes espirituales; el Papa de Roma, el Dalai Lama, el patriarca ortodoxo, los dos grandes rabinos judíos, varios imanes musulmanes, lideres hinduistas etc...  Entonces... debía ser algo que afectaba no sólo a los países, sino a toda la humanidad, pero ¿qué?
Como agente personal del presidente he estado toda la mañana junto a él. He notado su nerviosismo, sus ojos hundidos, estaba agotado. Lo que más me ha extrañado es que no llevaba ningún maletín, ningún papel. Fuese lo que fuese, debía ser demoledor. No he podido evitar que un sudor frío perlase mi frente.
A las dos del mediodía, ya estaban todos los asistentes en Nueva York, y comenzaba la reunión. Solamente han asistido los veinticuatro invitados, nueve marines intérpretes y diez agentes especiales, yo uno de ellos.
Potus, nombre en clave del presidente de los EEUU, ha informado de estar en posesión de información de extrema gravedad. En ese momento, escoltados por seis marines, han entrado tres civiles. El director de la NASA, el del MIT y el del Smithsonian. Las armas químicas, guerras biológicas, bacteriológicas, envenenamiento de alimentos, y catástrofes naturales pasaban por mi mente.
Los tres científicos parecían derrotados, uno de ellos estoy casi seguro que había llorado profusamente. Proyectaron un video donde se contaba que un meteorito gigante impactaría con la tierra, esto provocaría el desplazamiento del eje de rotación del planeta, lo que a su vez provocaría terremotos, tsunamis, movimientos de las placas tectónicas. La pantalla escupía varias simulaciones de los efectos que podría tener el impacto, en todas ellas los continentes desaparecían engullidos bajo las aguas. Cuando acabó la proyección se hizo el silencio.  
El presidente tomó la palabra. Estaba confirmado, la Tierra iba a ser destruida. Llevaban dos semanas trabajando conjuntamente los tres organismos y no cabía ninguna duda. Silencio. Noté como el presidente alemán y el chino se movían incómodos en sus asientos, los demás palidecían. El papa se santiguó y musitó -el Armagedón-  
El presidente pidió la opinión de los asistentes sobre si informar al mundo o no. Casi todos los religiosos se mostraron a favor. Los fieles tendrían la oportunidad de poner en paz sus almas. Otros en cambio opinaron que se produciría el pánico colectivo y el caos sería total. Esperar de frente a la muerte o dejar que ella ataque por la espalda, esa era la cuestión. Yo como militar tenía claro que prefería la primera opción.  

Tras varios debates, no hubo acuerdo. Los humanos somos así y el Dalai Lama hizo la única pregunta realmente importante. ¿Cuándo? Lo que nadie había esperado fue la respuesta del presidente estadounidense : tomorrow, demain, bis morgen,  ypto, domani, bukra, asa, zaochen, kala, mañana...

No hay comentarios:

Publicar un comentario