Suscríbete a este blog

lunes, 10 de noviembre de 2014

Inconsciente

Desde la mañana siento un hormigueo extraño en los brazos, será la adrenalina, los nervios o ¡qué sé yo! Presiento que hoy es mi gran día, que volveré a ser volver a ser el atleta que fui.  Por fin el pistoletazo de salida y salgo disparado. Adelanto fácilmente a muchos corredores y aunque siento un pequeño malestar, me digo que eso es bueno, que los músculos están al cien por cien. Acelero, estoy entre los primeros ¡se ve la meta! Un último esfuerzo y noto el corazón a tope. ¡Voy a ganar! Traspaso la línea de meta y me siento mejor que nunca. Escucho gritos y un corro de gente se arremolina en la meta. A algún novato le habrá dado un achuchón, ya lo digo yo, hay ser consciente de los propios límites. Allí un sanitario practica masaje cardíaco a un tipo con mi mismo dorsal.


Este relato ha sido seleccionado para ser publicado, yupi!!!

http://www.sansilvestresalmantina.com/concurso-micro-relatos.php

No hay comentarios:

Publicar un comentario