Suscríbete a este blog

martes, 18 de noviembre de 2014

Los números no mienten


Empezó a pensar en un nuevo teorema: el del binomio había llegado a su límite y sin duda el del triángulo era el futuro pero ¿cómo plantearlo? Había demasiadas incógnitas y el riesgo casi infinito. Al final se decidió por una aproximación tradicional: compró un ramo de rosas, un collar de perlas y susurró un “lo siento, me he equivocado, no volverá a ocurrir”. Era la enésima vez y su mujer ya había hecho las cuentas. Dicen que ahora él tiene quebrada el alma y un par de épsilon en los bolsillos.

Los números no mienten, pero el teléfono no suenan si lo tengo en silencio. Qué mala pata!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario