Suscríbete a este blog

domingo, 17 de noviembre de 2013

El nido

Quise abandonar el nido: volar para ser libre. Me elevé, a veces mecido por la brisa, otras arrastrado por las corrientes. Sobrevolé el arco íris, y reposé en las nubes. Surqué grandes distancias al abrigo de las bandadas migratorias y también aprendí a planear en soledad.  El viento fortaleció mis alas y la lluvia me  curtió. Ahora, que ya domino los vientos he aprendido que lo más grande de ser pájaro, no es volar, sino tener un nido al que regresar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario