Suscríbete a este blog

jueves, 7 de noviembre de 2013

Encuentros

Cada mañana coincido con él. Yo acarreo mi ordenador, él empuja su carrito de barrendero. Los chavales le birlan las escobas y le vuelcan el cubo. Yo le doy los buenos días y él se lleva la mano a la gorra. Nunca dice nada. Imagino que  es tranquilo, educado y mudo. Anoche fui al cine y el mismo gesto me saludó desde los asientos de mi derecha. Mi amiga me preguntó por él y dije que era un señor al que veo por las mañanas. Hoy, al vernos, el mismo saludo desde hace ocho años y un “buenos días señora”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario